Cuando hablamos de faldas, encontramos muchas opciones de diseños y cortes de donde elegir, por eso, aquí te cuento lo que necesitas saber para seleccionar los tipos de falda que son ideales para ti.

Entre todas las alternativas de falda que existen, puedes identificar las que mejor te van considerando tres elementos clave: el corte, el largo y el material.

Cortes de falda

El corte tiene que ver con la forma y la estructura con la que está construida una falda. Es un factor muy importante porque la forma de la falda debe estar en armonía con la silueta de tu cuerpo.

Aunque técnicamente puede haber más tipos de cortes y variaciones, estos son los mas importantes que debes conocer:

Línea A

Se caracteriza porque la falda se ajusta desde la cintura hasta la cadera y desde ahí se separa del cuerpo, lo que da una forma similar a un triángulo o a una A mayúscula, de ahí viene su nombre.

Este es un estilo de falda muy amigable, pues prácticamente va bien con todos los tipos de cuerpo, así que la podemos usar todas sin contraindicaciones.

Maxi vestido rosado con estampado de flores

Falda recta

Este corte de falda se ajusta desde la cintura hasta la cadera y termina en una línea recta vertical, sin agregar nada de vuelo.

Este es un estilo clásico que no pasa de moda y que se adapta bien a muchas siluetas, aunque no es muy recomendada para quienes tienen cuerpo de tipo triangulo invertido, es decir, tienen la espalda más ancha que la cadera.

Falda lápiz

Las faldas lápiz son las que se ajustan desde la cintura hasta la cadera y a partir de ahí se estrechan ligeramente acompañando la línea de las piernas.

Ese tiempo de falda evoca la sensualidad de las divas del cine, pero puede parecer vulgar si se usa apretada o de materiales muy delgados. Es un estilo que se ve mucho mejor si se lleva debajo de la rodilla y hasta largo midi.

Favorece a las mujeres con silueta rectangular o con silueta de reloj de arena. Por ser un corte que acentúa la cadera, la debes usar con precaución si tu tipo de cuerpo es triangular.

Este corte no favorece mucho a las mujeres con tipo de cuerpo ovalado o triángulo invertido.

Falda plisada o prensada

Este estilo se caracteriza porque la tela se envuelve en pliegues de diferentes tamaños que se ajustan únicamente en la cintura. Es un corte muy cómodo y atemporal, que logra estilizar la figura por las líneas verticales que forman los prenses.

Pero para que elijas la ideal para ti, debes fijarte en que, ciertos estilos y materiales te pueden sumar volumen y esto es ventajoso, o no, dependiendo de lo que quieras lograr.

Falda rotonda o circular

Estas son las faldas que se construyen con base en una forma circular o semicircular que se unen con una sola costura.

Este corte se ve muy bien en materiales que tengan movimiento y buena caída.

Y al igual que el corte en línea A, es un tipo de falda que nos va bien a todas.

Largos de falda

En la elección del largo de tu falda juegan un papel protagónico tus gustos y tu personalidad, pues para que te sientas cómoda, debes usar lo que consideras apropiado para tu estilo de vida.

La ventaja es que el largo, es algo que puedes modificar fácilmente si quieres llevarlo a menos, así que, si te gusta una falda, esto no es algo que te debe limitar.

Dentro del estilo modesto, estos son los largos de falda con los que te vas a encontrar:

A la rodilla

Son las faldas que llegan justo a la mitad de la rodilla, pero que no la cubren completamente. Este se largo se suele llevar en ambientes corporativos o de oficina y favorece a las mujeres bajitas.

Debajo de la rodilla

Este largo cubre completamente la rodilla, pero sin sobrepasarla. Es una opción más conservadora que se ve muy bien en mujeres se diferentes estaturas.

Midi

Esta largo llega hasta la pantorrilla (la mitad entre la rodilla y el tobillo). Es una alternativa muy versátil, pues se usa en outfits deportivos y en ocasiones formales sin ninguna dificultad.

Se ve mejor en faldas que tengan algo de vuelo o en las faldas lápiz. Si eres de baja estatura, lograrás que tus piernas parezcan más largas si la llevas con tacones, zapatos nude o que no tengan tiras en el tobillo.

Al tobillo

Son las faldas que llegan a la altura de tu tobillo y dejan ver completamente tu calzado. Es un largo que se ve mejor en mujeres altas, y se suele complementar con sandalias en los climas cálidos o con botas en los climas fríos.

Maxi

Este largo cubre el calzado y es una opción muy elegante y femenina. Es un tipo de falda que podemos usar todas, pues estiliza y alarga la figura, además de ser muy versátil, pues se adapta a diferentes climas y ocasiones, solo variando los zapatos.

El material

Aquí las opciones se vuelven prácticamente ilimitadas, así que te lo voy a poner simple. Podemos agrupar los materiales en dos grupos, los que aportan volumen y los que no.

Entre los materiales que aportan volumen se encuentran los de tejidos gruesos, los que mantienen su forma, los de colores claros y los que tienen estampados grandes o con patrones horizontales.

Los que no aportan volumen son los materiales fluidos, con buena caída, de materiales delgados, los de colores oscuros y los que tienen estampados pequeños o con patrones verticales.

El truco es sumar volumen donde naturalmente no tienes tanto como quisieras y evitar sumarlo donde sientes que tienes de más.

Por ejemplo, si tu espalda es ancha, te conviene usar los tipos de falda que sean de materiales y cortes que sumen volumen. Pero si tu tipo de cuerpo es triangular, te favorecen más las faldas de materiales que no aumenten tus curvas naturales.

Todas las mujeres somos distintas, por eso todos estos tips debes validarlos siempre mirándote al espejo. Cuando vayas a elegir, recuerda que debes partir de reconocer cómo es tu cuerpo actual y seleccionar los tipos de falda que son mejores para ti. Lo que no te va, sencillamente lo descartas o lo modificas.

Para que te quede más fácil identificar en qué tipología de cuerpo te ubicas, aquí puedes descargar una guía con un test que puedes aplicar cuando te evalúes en el espejo

Espero que este artículo te haya resultado útil y te animes a ponerlo en práctica. Si aún no lo has hecho, regístrate aquí para que no seas la última en enterarte cada vez que publique un nuevo artículo o haya novedades en Lacaró.