¡Hola, soy Carolina!

Fundadora de Lacaró y convencida de que las mujeres brillamos por nuestra esencia y no por nuestra piel.

Desde niña me gustó la moda, dibujos en mis cuadernos, vestidos para mis muñecas, eran solo muestras de lo segura que estaba de a qué me iba a dedicar en la vida: a la moda.

Pero andando por el camino, mis decisiones me fueron llevando a otras latitudes. Estudié Ingeniería Industrial y terminé especializándome en productividad y calidad. –what? y ¿qué pasó con mi sueño en la moda?

Trabajé por algunos años ayudando a otras empresas a mejorar sus procesos y la satisfacción de sus clientes y, no lo puedo negar, esta faceta también me encanta, así que sigo aprovechando toda oportunidad que tenga para asesorar empresas y emprendedores. Pero llegué a un punto en el que me pregunté a mi misma si donde estaba en la vida era lo que yo me había imaginado que sería y me encontré que, aunque había logrado muchas cosas, estaba concentrada en hacer crecer los sueños de otros ¿y los míos?

Durante todo este tiempo siempre estuvo vivo el gusto por la moda y encontré que cada vez son más las mujeres que por sus propias convicciones eligen vestirse con un estilo modesto que no muestra mucha piel conocido mundialmente como modest fahion, sin por ello renunciar a tener una imagen moderna y femenina, pero es un reto encontrar opciones que te permitan reflejar tu espíritu joven y alegre.

Yo, por ejemplo, pasaba horas tratando de encontrar piezas para completar mi estilo, pero siempre me faltaba algo, encontraba prendas divinas, pero escotadas, cortas o transparentes, y si encontraba una prenda modesta, ¡me hacía lucir del doble de mi edad!

Después de mucha reflexión, con el apoyo incondicional de mi familia y fe en Dios, me arriesgué a dar el salto de una vida laboral estable a la aventura de emprender, así un día vio la luz este sueño hecho realidad llamado Lacaró, una marca inspirada en hacer posible que te sientas segura y a la moda sin mostrar de más.

Por fin me he vuelto a conectar con los dibujos de mi infancia y cada día sigo escribiendo la historia de Lacaró, con una montaña rusa de emociones y un aprendizaje constante en muchos sentidos, por lo que, desde ya, quiero agradecerte las líneas que escribirás en este sueño.

Lacaró te vestirá con prendas únicas hechas con mucho amor, para que tengas la seguridad para vivir tu propia historia. Y tú ¿Por cuál sueño vas a trabajar hoy?