En la mayoría de oficinas o sitios de trabajo se aprecia que tengas una imagen limpia, formal y profesional. Incluso en los ambientes informales y creativos existen normas o expectativas de estilo que representen los valores de la marca para la cual trabajas.

Pero a veces nos cuesta compaginar el estilo laboral y la falda, pues lo más común es llevar pantalón. Sin embargo, si tienes en cuenta estos puntos clave, podrás armar outfis cómodos y profesionales.

      

Código de imagen corporativa

Una de las primeras cosas que debes tener en cuenta para definir tu estilo para el trabajo es el código de imagen corporativa, pues por más atractivo y original que sea tu outfit, te verás fuera de lugar si no vas en sintonía con lo que en tu trabajo se considera apropiado.

En algunas empresas estas reglas de vestuario e imagen están escritas, pero en otras se van adoptando con la costumbre. Pero en cualquier caso, normalmente, los códigos de vestuario para el trabajo son tres:

Casual:

Se caracteriza porque admite la informalidad en la forma de vestir, y son bien vistas las prendas de jean, camisetas, vestidos frescos, zapatos planos y tenis. Pero aunque es un código cómodo y natural, no es en ningún sentido estrafalario o descuidado, por lo que aunque las piezas que elijas sean cómodas, no te puedes permitir usar nada deteriorado, arrugado o sucio.

Así mismo, para mantener el outfit adecuado para el ambiente laboral, debes armar tus combinaciones con buen gusto y evitar prendas que lleven tu apariencia a un ámbito deportivo.

Smart casual:

Actualmente, este código es el más popular en las oficinas y consiste en una mezcla muy interesante de prendas formales y casuales. El toque formal suele estar en las chaquetas o abrigos estructurados y en los zapatos que normalmente tienen algo de tacón y una forma estilizada.

Admite el uso de colores y estampados, pero no letreros. Otro punto clave de este código de vestimenta es la adición de accesorios de buena calidad, como aretes, collares, pulseras y bolsos, entre otros.

Formal:

Este es el código más elegante y discreto del ambiente laboral, es más usado en oficinas relacionadas con temas financieros o legales. Sus prendas representativas son los trajes sastres y las blusas de manga larga. Los colores suelen ser neutros y los estampados están limitados a formas muy sutiles. Los outfits siempre se complementan con accesorios delicados y con zapatos de tacón.

Si ya identificaste el tipo de vestuario apropiado para tu trabajo, debes respetarlo. Pero ojo, no se trata de ser una fotocopia de todos los demás, el objetivo es que tengas un sello propio que te destaque y muestre tus gustos y personalidad, pero no de forma estridente.

      

Comodidad

Algo fundamental del estilo ideal para el trabajo es que tus prendas sean cómodas y usables para el tipo de trabajo que desempeñas, pues si tienes que caminar mucho o subir escaleras, no tendría mucho sentido que usaras tacones muy altos o faldas demasiado ajustadas, terminarás muerta al final del día.

Ajuste

Para escoger una falda para ir a trabajar que te de la comodidad que necesitas debes tener en cuenta la talla correcta, esa que se ajusta a la forma de tu cuerpo sin esfuerzo, pues por fabulosa que sea una prenda, no lucirá muy bien si la usas muy grande o muy pequeña. Si escoges bien no estarás estirando, subiendo o desapuntando tu falda durante el día. Además, no se ve nada profesional usar faldas ajustadas pues, contrario a lo que se piensa comúnmente, usar la falda muy apretada en el trabajo, o en cualquier lugar, se ve vulgar y poco favorecedor.

>> Lee también: Lo que no te han dicho de la verdad sobre las tallas

Materiales

Otro factor clave es el material de tu falda, prefiere aquellos que no se arruguen con el uso, que no marquen tu ropa interior y que preferiblemente sean transpirables para que no absorban el sudor. En este punto hay miles de opciones, pero todo dependerá del clima en el que te encuentres.

      

Estilo

Las faldas más recomendadas  son las de corte recto, lápiz o estilo A. Los mejores largos de falda para el trabajo son desde la rodilla hasta midi, nunca mini o maxi. No están bien vistas en el trabajo las faldas o vestidos muy largos, o con mucho vuelo, estos los debes reservar para otras ocasiones.

      

Para mantener un look interesante, puedes agregar accesorios atractivos y usar zapatos modernos con algo de tacón, lo más recomendado es que sean entre 2cm y 8cm. Si vives en clima frío, no te pueden faltar las medias veladas, puedes usarlas en color piel o jugar con los colores y texturas para te sirvan de punto de atención.

Espero que esta guía te sirva un montón y te animes a ir de falda al trabajo!!

espacio