Muchas nos hemos convencido de que el amor a primera vista existe cuando vemos ese vestido que nos encanta y, además, resulta que está en descuento. Pero pasamos del amor al odio cuando nos lo probamos y resulta que se nos ve fatal.

Si te ha pasado alguna vez, debes saber que no se debe a que estés deforme, sino a que el corte del vestido o la talla no es la adecuada para ti.

Existe el mito de que si una prenda no nos queda bien, es porque tenemos problemas con nuestro peso, pero eso no es cierto. La verdad es que todas las mujeres somos diferentes, así que no es lógico esperar que una prenda nos ajuste igual a todas.

La clave está en aprender a reconocer cuál es la forma de tu cuerpo e identificar las prendas, los cortes y las texturas que te favorecen y, por supuesto, cuáles debes evitar.

      

Identifica la forma de tu cuerpo

Aunque como te dije antes, todas las mujeres somos distintas, existen cinco tipologías de cuerpo en las que nos podemos ubicar para saber cuáles son los puntos fuertes que debemos resaltar y cuáles son esas zonas que es mejor disimular.

Este punto es muy importante, pues cuando entiendes cual es tu tipo de cuerpo, puedes tomar decisiones más acertadas y optar por lo que más te favorece a ti, y no te dejarás atropellar por las tendencias, sino que solo elegirás de la moda lo que te acomoda.

Los tipos de cuerpo se asemejan a figuras geométricas, dependiendo de las zonas que se ven más anchas o angostas cuando nos miramos de frente en un espejo, sin importar la talla que usemos.

Es preferible que no te tomes medidas, sino que te guíes solo por lo que ves en el espejo. No te des duro concentrándote en lo que no te gusta. Evalúate de forma objetiva, reconoce tus puntos fuertes para que puedas aprender a destacarlos. Las siguientes son las características de cada tipología de cuerpo:

Reloj de arena: Cadera y hombros parejos, cintura definida

Ovalado: Volumen en la zona abdominal

Triángulo invertido: Hombros más anchos que la cadera

Triángulo: Cadera más ancha que los hombros

Rectángulo: Cadera y hombros parejos, cintura poco definida

Para que te quede más fácil identificar en qué tipología de cuerpo te ubicas, aquí puedes descargar una guía con un test que puedes aplicar cuando te evalúes en el espejo

Aprende qué usar según tu tipo de cuerpo

Ahora que sabes cuál es la tipología de tu cuerpo y cuáles son las partes que te gustan y cuáles no, la clave está en que uses la ropa para resaltar tus puntos fuertes y para disimular las que no te gustan tanto. Para esto, puedes aplicar las siguientes estrategias:

Destacar las partes que te gustan:

Se trata de que elijas las prendas que, por su forma, color o corte, llamen la atención a esos atributos que te encantan. Por ejemplo, si te gusta tu cintura, usa cinturones o usa las camisas dentro de la falda o el pantalón. Si te gustan tus brazos, usa vestidos con mangas cortas, sin mangas o con mangas ajustadas.

Disimular lo que no te gusta:

Aquí la estrategia es ocultar o desviar la atención de tus puntos débiles con la ayuda de la ropa. Por ejemplo, si no te gustan tus piernas, usa botas o faldas largas y evita los pantalones muy ceñidos o si te sientes insegura con tu cadera, evita los bolsillos sobrepuestos y desvía la atención usando colores planos en la zona inferior de tu cuerpo y dejando los estampados para tu parte superior.

Aportar volumen donde por naturaleza no tienes:

Lo que debemos buscar es que visualmente haya balance entre los hombros y la cadera, así que si, por ejemplo, tu parte superior del cuerpo es más voluminosa que la inferior, debes elegir prendas que aporten interés visual a tu cadera, como faldas de prenses, de estilo A, pantalones estampados, entre otros y optar por piezas más neutras en tu zona superior.

      

Como vez, la ropa puede ser tu aliada para que potencies tu estilo, sin importar cual sea tu talla o la forma de tu cuerpo. Todas podemos vernos bien si aprendemos qué usar según nuestro nuestro tipo de cuerpo y evitamos las prendas que no nos favorecen, así estén de moda.

>> Lee también: Aprende a usar los colores que favorecen tu tono de piel

Descarga aquí la guía práctica con la que aprenderás a a aplicar estas estrategias a tu tipología particular de cuerpo y sabrás como depurar tu armario modificando o descartando las prendas que no te favorecen.

Estoy segura de que te servirá un montón, así que me encantaría que me cuentes abajo en los comentarios cómo te va aplicando estos tips en tu estilo.