¿Te ha pasado alguna vez que pareciera que la gente se pusiera de acuerdo para preguntarte si estás enferma, si te trasnochaste o si estás brava? Yo creo que a todas. Pero no es una conspiración en tu contra, puede ser que los colores de tu ropa te están jugando una mala pasada, pues si usas los colores equivocados destacarás las sombras y zonas oscuras de tu cara y tu expresión lucirá cansada.

Para que esto no te pase, lo primero es aprender a identificar cuáles son los colores que te favorecen según la tonalidad de tu piel, ya que de esto dependerá el éxito de las elecciones que hagas.

Identifica la tonalidad de tu piel

Sobre esto hay varias teorías y metodologías que van desde las estaciones hasta el color de tus venas, pero para ponértelo simple, vamos a resumir las tonalidades en dos grupos, las pieles cálidas y las frías.

Las tonalidades cálidas se caracterizan porque cuando la persona se expone al sol sus ojos y cabello natural se ven un poco más claros y la piel se enrojece. Mientras que las personas con tonalidad fría son las que al exponerse al sol su cabello y sus ojos no cambian y su piel toma un bonito bronceado canela.

Hasta aquí ya debes haber podido identificar cual es la tonalidad de tu piel, pero si tienes alguna duda o quieres confirmar, puedes hacer esta prueba: mírate al espejo sin maquillaje y ponte cerca del rostro una prenda o accesorio plateado o gris y luego uno dorado. Si ves que te hace ver mejor el plateado, eres de tonalidad fría, pero si te luce más el dorado, eres de tonalidad cálida.

En la práctica esto quiere decir que si eres cálida se te verán mejor los colores cálidos y si eres de tonalidad fría te favorecerán los colores fríos.

Si usas los colores equivocados destacarás las sombras y zonas oscuras de tu cara y tu expresión lucirá cansada.

¿Cómo identificar los colores cálidos y fríos?

Los colores cálidos se relacionan con el amarillo o el rojo o en su composición tienen una participación importante de estos tonos. Psicológicamente nos transmiten la sensación de altas temperaturas.

Los colores fríos son los que se relacionan con el azul y el verde y se asocian a la sensación de frío. Dentro de este grupo también incluiremos el blanco puro, el negro y las diferentes tonalidades de gris y plateado.

Aplica los colores en tu look

Ahora que sabes cuáles son los colores que mejor van con tu piel, la idea es que los uses en las prendas que llevas cerca del rostro, pues esto potenciará tus rasgos y te hará lucir radiante de inmediato.

¿Qué sucede si resulta que tu color favorito es de tu tonalidad opuesta? No te preocupes que no hay prohibiciones, lo puedes usar en tus prendas inferiores, en tus bolsos y demás complementos. Otra cosa que puedes hacer es «variar la temperatura del color» para poder usarlo en tus prendas favoritas. Te pongo un ejemplo: Si eres de tonalidad cálida, seguro necesitarás usar un vestido negro, en este caso puedes «calentar el color» usando un collar dorado que te aporte calidez.

Otro factor que te puede ayudar a variar la temperatura del color es usar prendas estampadas. Puedes elegir una prenda de color opuesto a tu tonalidad, pero que tenga un estampado en contraste que si te favorezca. Pero ojo, no te quedes con la teoría, siempre mírate en el espejo para asegurarte de que la prenda o accesorio que elijas te de la luminosidad que todas queremos.

También puedes jugar con los sub-tonos de un color, ya te darás cuenta que los colores pueden variar según la composición y aunque sea de tu tonalidad opuesta lo puedes usar con tranquilidad.  Por ejemplo si te gusta el verde, puedes usar un verde que tenga un poco más de azul si eres de tonalidad fría, en cambio optarás por un verde con un poco más de amarillo si eres cálida.

Para que sepas de forma sencilla como puedes aplicar los colores en tu look, aquí puedes descargar una guía práctica que te indicará cómo usar estratégicamente los colores que mejor van con tu tono de piel.

Descarga tu guía gratuita

Me encantará saber cómo te pareció este artículo, así que me puedes dejar tu opinión en los comentarios. Si aún no lo has hecho, súmate ahora al newsletter y te contaré siempre sobre las novedades y recursos que trae el blog.